LA MIRADA DE UN AMIGO QUE ATESTIGUÓ LA LLEGADA DEL PAPIRRI A GINEBRA

 

EL PAPIRRI EN GINEBRA

Qué sorpresa saber que el Papirri venia a Ginebra como parte de su gira por las Europas, aunque la ultima vez que nos vimos en su departamento de La Paz me hizo saber sus serias intenciones de venir a cantar a este lugar del mundo , donde ahora tantos bolivianos escogimos continuar nuestra vida.
Yo no conocía al Papirri, conocía a Manuel Monroy, ese compañero de clase en en el Conservatorio de La Paz, ese colega músico con quien toqué en tantísimas ocasiones, ese confidente que me mostraba sus ultimas canciones para que le dé una opinión. Nunca le di una, su talento y su fuerza de expresión me dejaban siempre callado, y admirado. Conocí al Manuel revolucionario cuando hicimos cerrar el Conservatorio de La Paz, y tomamos el control con la Asociación de Estudiantes, algo nunca imaginado. Si, hacen 25 años yo no conocía todavía al Papirri, solo supe después su cambio de nombre –su otro yo ?- Un día me dijo que era Ernesto Cavour quien lo bautizó como Papirri. Solo él sabe por qué. No recuerdo si nos despedimos cuando decidí venir a Suiza, hace mas de 20 años. Solo recuerdo que Manuel era una de las personas que me iban a faltar. El tiempo paso, y yo colgué mi instrumento, a pesar de haber hecho estudios aquí en Ginebra. De la música no se vive en Europa. No tuve el coraje, el talento y la dedicación que tuvo Manuel. El siguió adelante con lo que mas le gustaba hacer. Yo dejé la vida musical y emprendí otros caminos.. Y de pronto, después de tantos pero tan apresurados años, El Papirri estaría aquí en Ginebra !Qué ganas de ver de nuevo al amigo entrañable de aquellas épocas en La Paz .No solo yo. Mis hijas se volvieron sus mas fervientes admiradoras escuchando sus discos. Llegaron a saberse de memoria sus canciones. Qué lindas cosas transmites, Papirri. Su concierto en Ginebra estoy seguro que fue uno de los mas lindos que dio en Europa. Verdad Papirri ? Ginebra, la ciudad que acogió al gran Alfredo Domínguez. La cuna de nacimiento del Gringo Favre, el famoso gringo bandolero de Los Jairas. Sus calles y sus teatros fueron donde primero se escucho la música boliviana, y de donde después se expandió por Europa y el mundo. El tiempo de gloria de la música boliviana. Y aquí llego Manuel, o el Papirri, o los dos. Comenzó el concierto con un tema clásico de Alfredo Dominguez, con el que siempre abre todos sus conciertos. La dedicó a la viuda de Alfredo, Gladys, quien se encontraba en la sala, escuchando en manos de otro guitarrista la canción que escuchó componer y arreglar poco a poco a su marido en aquellas frias noches de invierno en Ginebra, donde nadie sale porque se congela. Qué lindo, no Papirri ? Estoy seguro que Alfredo también te estaba escuchando a través de Gladys. Después de dos o tres canciones, te metiste al publico en tu bolsillo. No volaba una mosca cuando cantaste Zamba para mi mama. A mi se me salieron las lagrimas, no fui el único. Luego vinieron como cascada tus canciones. Sorpresa: atrás mío había un grupo de jóvenes que cantaba todas tus canciones contigo, de memoria! Lejos llegaste Papirri.Trajiste de golpe las calles de La Paz, el ruido de la Perez, el sabor de la gente con Metafisica Popular. El publico reía hasta llorar. Hasta los suizos reían aunque no entendían nada. Trajiste en el avión la patria Papirri.Se acabaron todos tus discos. Debías traerte una maleta llena Manuel. Nadie quería que te vayas Manuel, cautivaste a todos. Tuviste que volver a cantar dos veces. Hubieras seguido, pero aquí en Suiza no se puede hacer mucha bulla, pues. Hay que dormir temprano.

FERNANDO DEL CASTILLO

Ginebra, noviembre del 2007


 

 

 
 

2006 - papirri.com

diseño: faccia-studio.com