Escritos

volver a Escritos

 

 

 

CHENKO TOTAL
EL CUENTO DEL TIO

Por Manuel Monroy Chazarreta

Agradezco a La Época por dejarme escribir estas cositas. Y al periódico La Prensa por aceptar con su silencio el pase. Ahí les va. Cobro mi sueldito del Conservatorio, le digo a la cajera del Banco que me lo parta en lo mas que pueda para creer que es haaarto. Se ríe. Salgo con los billetitos en el bolsillo, camino por la bajada del Cine Scala de La Paz , me encantan las bajadas de La Paz , siempre pretendí ser un t'hanta surfista con las suelas de mis zapatos provocando un mini vuelo. Nos saludamos con las cejas con un par de violinistas de la Sinfónica, su sede está bien nomás. Disfruto pensando en el jolke que le voy a cascar, respiro el mar aéreo, la casera me dice niñito cusqueño compra, pues. Cuando estoy ronceando de lo mejor cae un paquete a unos metros, miro a los lados , un cuate se lo alza, me confronta, hace el gesto de que somos dos, caminando caminando vemos el contenido, son unos mil dólares y hartos rojos de a 100 bolivianos, creo. A mitas, me dice, caminando caminando. Ya ps le digo con los ojos; aquí entraremos, le digo, es la galería lux. No, mas allá, mas allá me dice y con cara de rococo guarda el paquete en el bolsillo de su saco.

Los pasos se vuelven de peli, llegamos a la calle Honda, ingresamos a una especie de conventillo- me acuerdo que la riada de febrero se entró hasta los calzones por aquí- entramos a un cuarto de un cuarto, el men saca el paquete y cuando queremos empezar a partirnos ingresan tres rococos desesperados: gritan ¡carajo nos han robado¡ Los tres se lanzan encima mío, me empujan contra la pared, hacen caer el paquete, el que alzó el dinero desaparece viboramente , me bolsiquean, gritan que les devuelva su plata carajo, protejo mi sueldito como si fuera una guagua.

De pronto uno de ojos rojos me mira con su aliento del incario. che. este es cara conocida, es pues el de alasita, alarila, ah. la mamada¡ dice uno mientras ensaya una carcajada atorada, el Chazarreta es pues, como es papirri, tranqui nomás, andáte viejo, rica la canción del tigre, un disquito pues, cuando vas a venir por la Alonso , y tu programa de tele?

Ante tanta pregunta me atrevo con:¿ o quieren un jolke?. ya , y así nos vamos a las gradas de la Pérez a cascarle un espectacular caldo de dinosaurios con una cerveza cada 5 minutos. El yaaaa paceño truena a cada rato, uno putea contra su mujer, el otro trata de acordarse una canción mía que no es mía, el tercero sorbe todo. Anocheciendo nos despedimos cantando el estribillo de ch'enko total, llego a mi casa , mi sueldito esta a la mitad, medio cabeceando escucho una canción de Sabina muy similar a lo vivido. Cierro los ojos, el Illimani se saca la chalina, los perros se despulgan, las lucecitas de las laderas se van apagando, la mesa me riñe, Chacaltaya se derrite por ultima vez, el bosquecillo bosteza, me duermo acunado por mi ciudad , soy un pingüino mediterráneo gozoso en este frío de nunca acabar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

2006 - papirri.com

diseño: faccia-studio.com